TRADUCCIÓN JURADA OFICIAL

TRADUCCIÓN JURADA OFICIAL

TRADUCCIÓN OFICIAL

¿Qué es una traducción oficial?

Una traducción oficial directa (al español) o inversa (al inglés, francés u otro idioma diferente al español) tiene una serie de características que la distinguen de otros tipos de traducción:

1. Está firmada y sellada por un traductor oficial autorizado para ello (también llamado traductor-intérprete jurado).

2. Tiene carácter oficial ante las autoridades.

Las traducciones oficiales sólo se pueden suministrar en papel, debido a su naturaleza legal y la característica mencionada de llevar la firma y el sello del traductor. NO ES NECESARIO QUE SEA PAPEL TIMBRADO, aunque dicha opción está disponible bajo petición del cliente.

Sin embargo, los documentos originales se pueden transmitir por cualquier medio (fax, correo electrónico o entregando una fotocopia en mano), ya que legalmente los traductores oficiales no somos notarios, sino fedatarios del contenido de la traducción (no de la originalidad del mismo, función del notario).

¿Quién tiene potestad para realizar una traducción oficial?

La traducción oficial, en España, gira en torno a los traductores-intérpretes oficiales, nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores como los únicos traductores con potestad certificar sus traducciones. El documento a traducir puede ser un certificado o cualquier otro texto (legal, jurídico, económico o general).

La Oficina de Interpretación de Lenguas de Madrid y la Delegación del Gobierno o Gobierno Civil son las instituciones en las que se registran dichos nombramientos, así como la firma y sello del traductor oficial de inglés, traductor oficial de francés o del idioma que corresponda.

Situaciones en que se necesita una traducción oficial

Ciertas autoridades (ministerio, juzgado, universidad...) suelen exigir la traducción o interpretación oficial de documentos o comparecencias. Dichos organismos, españoles o extranjeros, son los que requieren que la traducción que se vaya a presentar sea oficial, realizada por un traductor oficial debidamente nombrado, para que tenga una validez legal.

Por otro lado, la traducción oficial se puede utilizar para avalar la información traducida, puesto que el traductor asume la responsabilidad de la traducción con su firma y su sello reconocidos. Por ello, los servicios también pueden ser requeridos por empresas privadas o particulares.